Contrato en prácticas

Un contrato de trabajo en prácticas es aquel dirigido a profesionales titulados, cuya finalidad es capacitar en la práctica profesional dentro de una empresa. El objetivo principal de este contrato es ofrecer a los titulados la práctica en el ejercicio de sus habilidades en torno a su nivel profesional o cursos de estudios previos. Su finalidad es adquirir experiencia en la realización de las funciones que desarrollarán cuando se incorporen a la vida laboral.

El objetivo del contrato en prácticas es ofrecer a los titulados la oportunidad de comenzar sus trabajos profesionales de acuerdo a sus capacidades y habilidades.

La formalización del contrato en prácticas se realiza de manera escrita, donde se deberá reflejar la titulación del trabajador, el tiempo de duración del contrato, cargo a desempeñar en la empresa y horas de su jornada laboral.

Requisitos para los trabajadores

Los contratos de trabajos especializados en prácticas buscan ofrecer posibilidades de empleos a profesionales. Para poder optar a estos contratos los candidatos deben cumplir una serie de requisitos que serán revisados por los colectivos de la empresa.

Las características que deben tener los candidatos del contrato en prácticas son las siguientes:

  • Título universitario superior o medio o grado de formación profesional. Se debe presentar fotocopia del título otorgado.
  • Fecha de finalización de los estudios no superior a 5 años. Si han pasado más de 5 años desde la obtención del título.
  • El empleado no debe haber realizado trabajos de contrato de prácticas por un periodo de 2 años dentro de cualquier empresa.

Finalización del contrato en prácticas

La fecha de finalización de las prácticas debe ser establecida en el contrato. Si la empresa o el trabajador dan por terminado el periodo laboral, debe anunciarlo con 15 días de antelación si es mayor a 1 año trabajado. No respetar el período de preaviso por cualquiera de las partes puede dar lugar a penalizaciones.

El contrato también puede darse por finalizado si el trabajador no cumple con las expectativas para las que fue contratado. En este caso, puede producirse un despido disciplinario o por causas objetivas.

Beneficios para la empresa

La firma de un contrato en prácticas supone para la empresa una serie de ventajas:

  • Reducción del 50% en la cuota de la Seguridad Social si el trabajador es menor de 30 años.
  • 75% de reducción de la cuota si el trabajador realizó practicas no laborables que sirvan para su formación.
  • 100% de reducción de cuota si cumple con los dos requisitos mencionados anteriormente y además pertenece al Sistema Nacional de Garantía Juvenil.

Si el contrato en prácticas llegara a convertirse en indefinido, cuando finalice el primer contrato la empresa recibirá una bonificación de 500 euros por un periodo de 3 años si el trabajador es hombre y 700 euros si es mujer. Dichas bonificaciones serán en forma de descuentos de la cuota de la Seguridad Social.

Ver también
Contrato de trabajo indefinido
Contrato de obra y servicio
Contrato de obra y servicio