Rescisión del contrato de alquiler de vivienda

El contrato de arrendamiento puede extinguirse cuando se produzca alguna de las siguientes circunstancias:

Por parte del arrendatario:

  • No pagar la renta pactada en el contrato
  • No abonar la fianza o sus posibles actualizaciones
  • Subarrendar o ceder la vivienda sin consentimiento expreso del arrendador
  • Causar daños en la vivienda o realizar obras sin consentimiento del arrendador
  • La realización de actividades que resulten molestas, insalubres o peligrosas.
  • Utilizar el inmueble para un fin distinto al de vivienda o no utilizarla como vivienda permanente
  • Cualquier otra obligación recogida en el contrato y no asumida por el arrendatario

Por parte del arrendador:

  • No hacer las reparaciones necesarias para mantener el inmueble en correcto estado de habitabilidad.
  • Perturbar de hecho o derecho la utilización de la vivienda por parte del arrendatario.