Contrato de obra y servicio

El contrato de obra y servicio es un acuerdo entre empleador y trabajador de manera temporal, cuyo fin no está claramente definido debido a que depende de circunstancias de la actividad o producción de la empresa. Este tipo de contratos es muy común por ejemplo en empresas de hostelería vacacional y construcción, ya que el fin de la actividad depende de factores como la ocupación – en el caso de los hoteles – o la meteorología.

Debido a que existe un tiempo limitado de duración de la obra o servicio, no puede considerarse como un contrato indefinido.

¿Cuándo pueden usarse los contratos por obra y servicio?

La mayoría de los contratos por obra y servicio son utilizados cuando el fin de la actividad está sujeto a factores no del todo controlables, como la meteorología o la dependencia de una cadena de suministros para entregar un bien en una fecha concreta.

La existencia del contrato por obra y servicio facilita una organización estable a las empresas, sus actividades y trabajadores. Al poder estipular el tiempo de inicio y culminación de las tareas asignadas, se facilita el cumplimiento de las normas y derechos de los trabajadores, así como la protección de una empresa de problemas futuros.

Duración y período de prueba

La modalidad de contrato por obra y servicio es una de las formas de contratos más utilizadas hoy en día, especialmente en los casos donde se desea ejecutar un trabajo de temporada o que tendrá una fecha de finalización determinada.

En los casos donde la duración del acuerdo entre ambas partes sea mayor a un año, el trabajador tendrá el derecho de recibir un aviso por parte de la empresa con una antelación de 15 días naturales. En los casos en que el trabajador haya permanecido menos de un año en la empresa, la empresa podrá enviar un comunicado al trabajador expresando que el contrato ha vencido sin necesidad de preaviso.

Cuando se produce la extinción del acuerdo, el trabajador tendrá derecho a recibir el salario que le corresponde al último mes trabajado, además de la indemnización por despido equivalente a 8 días de salario por año trabajado. Además, recibirá la parte proporcional de paga extra y vacaciones pendientes.

Los contratos por obra y servicio con menos de 7 días de duración, tendrán un recargo del 36% por parte de la Seguridad Social.

Es obligatorio que las empresas informen a los trabajadores con este tipo de contrato sobre las vacantes disponibles en la empresa con contrato indefinido para poder optar a ellas.

Si existe un periodo de prueba para el trabajador, deberá aparecer reflejado en el contrato de trabajo. Dicho periodo no puede exceder de un mes, tal como establece el artículo 14 del Estatuto de los Trabajadores. Para titulados técnicos, el período de prueba máximo será de 6 meses, y 2 meses para el resto de trabajadores (3 en empresas de menos de 25 empleados).

En el caso de que la obra o el servicio que se vaya a ejecutar sea temporal pero cíclico, los empleados deben disponer de un contrato fijo discontinuo.

Este tipo de contratos debe tener una fecha de finalización determinado. Si éste se alargara en el tiempo, automáticamente pasará a ser de carácter indefinido sin necesidad de firmar un nuevo contrato.

El contrato por obra y servicio debe realizarse por escrito y especificar de forma clara y precisa cuáles serán las obligaciones y funcionales que deberá desempeñar el trabajador.